El movimiento okupas es un tema que preocupa a quienes tienen un segundo hogar o simplemente quieren irse de vacaciones lejos de la cotidianidad. Es por ello que muchos han visto a las cerraduras anti okupas como una excelente solución para evitar la invasión de propiedades que se encuentran desocupadas temporalmente.

Este método de seguridad representa un alivio para la impotencia de no saber cómo proteger la casa, el negocio o el local de una estrategia que afecta desde hace varias décadas a la sociedad y la política española.

¿Por qué elegir una cerradura contra okupas?

Para evitar los malos momentos, lo ideal es tomar acciones para anticiparse ante un mal latente, en este caso de la usurpación de una propiedad. Para ello existen diferentes técnicas que podrían aplicarse para reforzar la seguridad en el hogar mientras el propietario no lo habita. 

Es por ello que, una cerradura de alta seguridad es el primer paso para reducir las probabilidades de sufrir una ocupación. Estos aparatos son conocidos como antibumping o anti okupas, ya que tienen un sistema que dificulta que las puertas puedan ser violentadas con técnicas como el bumping. 

Esta maniobra se trata de insertar una llave especial en la cerradura y al dar un golpe, la puerta se abre. De esta forma, el invasor ingresa a la propiedad sin mayores inconvenientes. Por consiguiente, una cerradura contra okupas proporciona tranquilidad a quienes no tienen en uso una propiedad.

Observaciones a tener en cuenta antes de la instalación de la cerradura anti okupas

Debido a que los okupas representan una gran mortificación, como especialistas en cerraduras recomendamos seguir ciertos pasos para preparar el espacio y a la puerta antes de la instalación de la seguridad anti okupas

1. Contratar servicio especializado

Puesto que hacer este tipo de instalación requiere de ciertos conocimientos técnicos, en Cerrajeros Pamplona garantizamos asesoramiento especializado y eficaz. Además de ello, disponemos de expertos en cerraduras, así como en el montaje de las mismas. 

2. Verificar la resistencia de la puerta.

Además de una cerradura anti okupa de buena calidad, debes asegurarte de que la puerta se encuentre en condiciones óptimas para resistir un ataque. En este caso, lo ideal es reparar desperfectos en la estructura de la puerta o cambiarla si su vida útil ya caduco.

Lo recomendable es que la puerta principal sea robusta o tenga integrado un sistema de blindado. De esta forma, se dificultará el ingreso de desconocidos.

3. Incluye un disco de blindaje.

Generalmente, los okupas tardan alrededor de 30 segundos en romper con la seguridad de una puerta ordinaria. Por ello, es imprescindible agregar un disco magnético de seguridad para dificultar la irrupción. De esta manera, se dará un plazo de 20 minutos o más para que las alarmas o vecinos realicen el llamado a las autoridades y estas puedan llegar a tiempo para evitar la ocupación.

4. Instala bombillos protectores.

Para reforzar mucho más la seguridad de la entrada principal se recomienda la instalación de bombillos que ofrezcan protección ante las técnicas más usadas para manipular el acceso a una vivienda. Lo ideal es cerciorarse de que los bombillos tengan un sistema que impida el bumping, las roturas, extracciones o ganzúas, entre otros métodos vandálicos. 

5. Comprobar la garantía de la cerradura

Generalmente, las cerraduras garantizan cierta seguridad a la vivienda o habitaciones. Cuando se trata de una cerradura antibumping esta debe ofrecer ciertas garantías de protección para este tipo de actos. Por ello es importante contar con la asesoría de expertos que puedan recomendarnos cuál es la herramienta ideal.

Como ves, las cerraduras anti okupas se han convertido en un excelente aliado de la seguridad. Si estás pensando en instalar uno de estos sistemas, no dudes en contactar con nosotros, en Cerrajeros Pamplona contamos con los mejores expertos y equipos.

Call Now Button