Tener una casa implica que varias veces tendrás que recurrir a tu ingenio para realizar pequeñas reparaciones. Pues algunas situaciones afectan tu vida diaria, pero no ameritan de un técnico especializado por lo pequeño y sencillo del problema. Saber cómo arreglar bisagras que chirrían es uno de estos importantes conocimientos. Ya que este incómodo ruido puede solucionarse con tus propias manos, en pocos minutos.

Tomándolo en consideración, en Cerrajeros Pamplona te exponemos distintas formas de arreglar bisagras que chirrían. Con la intención de que consigas un método que solucione tu problema rápidamente y sin complicaciones:

1. Usando aceites lubricantes de origen natural o sintético

La primera alternativa para eliminar el chirrido de una bisagra siempre será optar por un aceite lubricante. Esto debido a que la composición de estos líquidos permite la disminución de la fricción en el movimiento, y se reduce drásticamente el ruido.

Puedes usar aceites de origen natural o sintético, y ambas presentaciones abundan en cualquier supermercado o tienda de abarrotes. En las ferreterías también los venden, y es preferible que compres latas con que lo rocíen como un aerosol. Pues se esparcirá por el interior de la bisagra con más uniformidad.

2. Eliminando la acumulación de óxido y suciedad de la bisagra

La segunda alternativa más común es un poco más compleja, debido a que requiere de un mayor esfuerzo físico y manual. En este caso, tendrás que retirar la bisagra, desatornillando la pieza del marco y de la puerta, para proceder a limpiar con fuerza la superficie de la misma. Con el objetivo de eliminar el óxido y la suciedad que tal vez están causando el indeseado ruido.

Muchos optan por dejar en remojo con disolventes químicos la bisagra, pero restregar una esponja de lana de acero con agua y jabón desengrasante es más que suficiente.

3. Enderezando o reparando el perno interno de la bisagra chirriante

Cuando ya has intentado solucionar el problema con los dos métodos anteriores, y el ruido se mantiene presente, es necesario que intentes reparar el perno. Lo más probable es que esté inclinado, y solo tendrás que enderezarlo con la ayuda de un martillo. También es posible que la bisagra no esté dejando que ese perno llegue hasta el final de la cavidad de rotación, y ajustarlo manualmente es la mejor solución.

Si nada de esto funciona, tendrás que reemplazar la bisagra. Y en este punto te recomendamos que adquieras una pieza con mejores acabados y con garantías de durabilidad más convincentes.Te invitamos a contactar con nosotros si estás interesado en conocer más información relacionada al mantenimiento de puertas y cerraduras. 

Call Now Button